Posted by: on

La Secretaría de Energía, Recursos Naturales, Ambiente y Minas del Gobierno de Honduras, como punto focal REDD+ ante la Convención Marco de las Naciones Unidas para Cambio Climático (CMNUCC), desarrolla una Estrategia Nacional REDD+ consensuada con partes interesadas nacionales. Dicha estrategia especificará las políticas, acciones y medidas que el país pretende impulsar para alcanzar sus objetivos de reducción de emisiones derivadas de la deforestación y degradación forestal.

A nivel global, existe un amplio consenso sobre el potencial que tiene la implementación de REDD+ para proporcionar beneficios sociales y ambientales, más allá de la mitigación del cambio climático. Por lo cual ONU Medio Ambiente apoya a Honduras en la integración efectiva de estos beneficios dentro de su Estrategia Nacional REDD+ en el marco del Programa ONU-REDD.

Como parte de este programa, el Instituto de Conservación Forestal y demás instituciones hondureñas, partes interesadas relevantes y ONU Medio Ambiente determinaron que la implementación nacional de REDD+ podría, entre otras posibles acciones, abocarse a:

• Atenuar la presión de conversión de los bosques
• Reducir la degradación por extracción de leña
• Prevenir los incendios forestales
• Controlar la plaga del gorgojo descortezador y
• Restaurar zonas forestales

Estas acciones contribuirían a mitigar el cambio climático, así como a promover beneficios sociales y ambientales complementarios, y sinergias con otras políticas nacionales y/o sectoriales contribuyendo al alcance de sus objetivos particulares.

El pasado marzo, se llevó a cabo un taller participativo en Tegucigalpa para identificar beneficios sociales y ambientales prioritarios en el contexto hondureño, que pudieran promoverse a través de la puesta en práctica de las acciones REDD+. El potencial para la reducción de la pobreza, el desarrollo del turismo de naturaleza y el apoyo a medios de vida de comunidades indígenas fueron los beneficios sociales priorizados en este proceso, mientras que los beneficios ambientales incluyeron el control de la erosión del suelo, la generación de agua, la conservación de la biodiversidad y la atenuación de movimientos de laderas, así como de mareas y marejadas.


Seguidamente, en julio se realizó una sesión técnica de trabajo con el Instituto de Conservación Forestal y otras organizaciones nacionales vinculadas a las actividades de preparación para REDD+ en Honduras. En ella, se desarrollaron una serie de análisis que buscaban caracterizar espacialmente oportunidades para que la implementación de REDD+ promoviera los beneficios identificados. El evento, que contó con un formato participativo, sirvió también para reforzar la capacidad de expertos y técnicos nacionales en métodos analíticos utilizados para apoyar la consideración de beneficios en la toma de decisiones REDD+.


Durante el taller, se exploró la utilidad de algunos modelos hidrológicos para identificar áreas donde la conservación de bosques hondureños como actividad REDD+ podría contribuir a la generación de agua en el país (Mapa 1). Este resultado se combinó con productos similares desarrollados para los demás beneficios priorizados, identificándose áreas donde la conservación de bosques a través de REDD+ podría proporcionar una mayor cantidad de beneficios más allá de la mitigación de carbono (Mapa 2).


Los técnicos que participaron en el taller combinaron luego el producto de convergencia de beneficios priorizados con el mapa de riesgo de incendios forestales del Instituto de Conservación Forestal de Honduras (uno de los motores de deforestación y degradación forestal en el país). Esto permitió visualizar zonas donde actividades REDD+ avocadas a la supresión de este riesgo pudieran proporcionar una mayor cantidad de beneficios sociales y ambientales (Mapa 3). (Ver mapas al final del artículo).


Después del taller se realizó una sesión de revisión y validación de resultados de los análisis espaciales. En ella participaron partes interesadas relevantes que examinaron los mapas generados y proporcionaron sugerencias para fortalecer su utilidad en el desarrollo de la Estrategia Nacional REDD+. Entre las propuestas discutidas estuvo el uso de fuentes de información alternativas para facilitar la interpretación de algunos resultados, así como aspectos relacionados con la simbología de los mapas. Luego de la validación, se compilará toda la información generada como parte del análisis espacial, y se espera que el mismo constituya un insumo que facilite la integración de los beneficios sociales y ambientales en el diseño de la Estrategia Nacional REDD+.

 

Mapas 1, 2 y 3:

Mapa 1 Honduras beneficios no carbono jpg

Mapa 2 Honduras beneficios no carbono jpg

Mapa 3 Honduras beneficios no carbono jpg

 

Para más información, contactar a Xavier DeLamo, Oficial en el Programa de Cambio Climático y Biodiversidad del Centro de Monitoreo de la Conservación Mundial de ONU medio Ambiente: 

 

 

Tags:
Last modified by: on