Posted by: on

Una misión de expertos del Programa Nacional ONU-REDD de Argentina y de la Fundación Vida Silvestre Argentina visitó en agosto de 2017 el Centro Mundial para el Seguimiento de la Conservación de ONU Medio Ambiente (UNEP-WCMC) en Cambridge, Reino Unido, para trabajar sobre el análisis espacial de los potenciales beneficios sociales y ambientales asociados a la implementación de REDD+. También se trabajó sobre el abordaje de las salvaguardas, cuyo sistema de información (SIS) el país quiere tener listo en 2018.


Argentina se encuentra actualmente en fase de desarrollar una hoja de ruta para el diseño de su Sistema de Información de Salvaguardas (SIS), para la cual se realizaron importantes avances durante la sesión de trabajo en Cambridge.


El país acordó el pasado agosto en su Marco de Resultados y Plan Operativo de Trabajo 2017-2018 la meta de contar con un diseño de SIS propuesto y un borrador de reporte de información sobre salvaguardas para 2018. Durante la sesión en Cambridge, el equipo tuvo la oportunidad de colaborar e intercambiar con expertos que trabajan con países en África y Asia-Pacífico, para conocer los avances y diferentes enfoques de las otras regiones.


Se revisaron de una manera conjunta durante la sesión de trabajo algunas experiencias de otros países en analizar beneficios y riesgos de las opciones estratégicas de REDD+, además de propuestas de diseño de SIS y resúmenes de información sobre salvaguardas. Estos insumos contribuyeron a la elaboración de una propuesta de hoja de ruta de salvaguardas para Argentina, la cual fue presentada y discutida durante la sesión de trabajo.


Argentina comenzó con el abordaje de las salvaguardas en 2016, a partir de la suscripción de un acuerdo de colaboración técnica entre la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y el Programa Nacional ONU-REDD.


Además, se realizó un análisis del marco legal e institucional nacional relevante para abordar y respetar las salvaguardas de REDD+ y se identificaron las debilidades existentes, así como sus fortalezas.


Estos insumos fueron socializados con actores clave de gobierno, sociedad civil, sector privado y sector técnico-académico en dos encuentros, a partir de los cuales se conformó el Grupo de Trabajo Técnico sobre salvaguardas y beneficios sociales y ambientales de los bosques.


El Programa Nacional ONU-REDD y FARN trabajan ahora en el análisis de fuentes de información nacionales en las que podría apoyarse el futuro diseño de SIS, así como en los objetivos y funciones que podría tener este sistema. Por otra parte, también se ha comenzado a impulsar la revisión de alternativas en cuanto a la estructura que podría contener un reporte de información sobre salvaguardas de REDD+ ante la CMNUCC.


Durante el 2018, se espera continuar el trabajo de salvaguardas a partir de la articulación con los avances del Plan de Acción de Bosques y Cambio Climático y la identificación de potenciales riesgos y beneficios derivados de la implementación de REDD+.


El trabajo sobre salvaguardas en Argentina se articula con la información espacial producida sobre beneficios múltiples, a fin de que ambos componentes puedan potenciarse mutuamente y alimentar el futuro Plan de Acción de Bosques y Cambio Climático.

 

chaco argentina


En cuanto al análisis de los beneficios sociales y ambientales de los bosques, durante esta misión se avanzó en su análisis, teniendo en cuenta los aportes realizados por varios actores en el marco de los encuentros regionales llevados a cabo por el Programa Nacional ONU-REDD durante el primer semestre del año. Estos eventos se realizaron como parte del proceso de construcción del Plan de Acción de Bosques y Cambio Climático del país.

 

Asimismo, se llevó a cabo una prueba de concepto para el análisis de potenciales beneficios sociales y ambientales de los bosques. Se tomó como ejemplo la ecoregión del Parque Chaqueño, con la intención de examinar la aplicabilidad del método para el resto de regiones forestales.

 

Para la prueba, se utilizó una combinación de diferentes fuentes de datos espaciales con el objetivo de identificar áreas de convergencia espacial para la provisión de un total de ocho beneficios considerados clave, los cuales fueron agrupados en tres dimensiones: la dimensión biofísica (que incluyó el potencial de los bosques para el control de la erosión hídrica; la erosión eólica y el ascenso de la capa freática); la dimensión socioeconómica (que comprendió el potencial de los bosques para el apoyo a los medios de vida tradicionales de los pueblos originarios y la reducción de la pobreza); y la dimensión sobre biodiversidad (que incluyó el potencial de los bosques para la conservación de endemismos del Gran Chaco Americano).

 

Los resultados preliminares obtenidos permiten visualizar de manera clara las diferentes sinergias entre los beneficios considerados y brindar fundamentos a los procesos de toma de decisiones de REDD+ en Argentina para que en estos se consideren de forma explícita los beneficios sociales y ambientales de los bosques.

 

Para más información, contactar con Judith Walcott () y Laura Lapalma ().

Tags: