Posted by: on

Representantes de organizaciones campesinas y de entidades relacionadas con el posconflicto en Colombia visitaron Guatemala el pasado mes de julio para conocer políticas, programas y herramientas que este país generó para fomentar y promover el manejo forestal sostenible del bosque como medida de desarrollo social y económico en zonas de posconflicto.

Con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, participaron en la misión la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesinas (ANZORC), Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba (ASCSUCOR), Corporación por la Defensa Ambiental y el Desarrollo Sostenible en el Área de Manejo Especial de la Macarena (CORPOAMEN), UNIOS y Asociación Municipal de Colonos El Pato (AMCOP).


Los representantes de estas organizaciones colombianas, que viven en los territorios donde se encuentra el bosque y han padecido de cerca el conflicto armado, pudieron conversar con representantes de las comunidades forestales guatemaltecas que conforman la Asociación de Comunidades Forestales de Petén (ACOFOP) acerca de las experiencias que han tenido sobre el uso del bosque.


Guatemala generó una serie de acciones para asegurar la agenda de paz, trabajando de la mano con comunidades indígenas, campesinas, organizaciones de la sociedad civil y con el apoyo de la cooperación internacional. La urgencia y esfuerzos por conservar los recursos naturales, la firma de los Acuerdos de Paz y las necesidades de los pobladores relacionadas con el acceso a la tierra y a las concesiones forestales, le permitieron avanzar en una agenda de desarrollo en torno al uso comunitario y sostenible de los bosques.


En el marco de la implementación que el gobierno colombiano viene haciendo de la Estrategia Integral de Control de la Deforestación y Gestión de los Bosques y teniendo en cuenta el momento histórico en que nos encontramos, comprender el esfuerzo, alianzas y camino recorrido por Guatemala es de vital interés para la agenda actual, que busca fortalecer los programas de posconflicto y a la vez mejorar la calidad de vida de las comunidades que viven y dependen de los bosques.


Entre los instrumentos y acciones que pudieron conocer los participantes están: el manejo forestal comunitario, el monitoreo y control, la comercialización, las cadenas de valor, el turismo comunitario y la posibilidad de analizar la experiencia de Guatecarbon, un proyecto REDD+ propuesto por las comunidades y el gobierno.

 

Colombia visita Acofop julio 2017


De esta visita se generó una agenda de trabajo tanto para las entidades oficiales como para las comunidades campesinas, además de algunas consideraciones que permitan construir el camino hacia ese modelo de desarrollo rural con base en el uso de los bosques. Cabe destacar:

  • La importancia que la legislación nacional reconozca los derechos de uso sobre el bosque por parte de sus pobladores como una alternativa de conservación y desarrollo. Figuras como la de las concesiones comunitarias pueden ser una oportunidad para Colombia en zonas como la Reserva Forestal de Ley Segunda.
  • La importancia que tuvo la adecuación institucional para que el modelo de las concesiones comunitarias funcionara, así como el acompañamiento de la cooperación internacional en el apoyo técnico y financiero para la etapa de arranque.
  • Desde las organizaciones campesinas se resalta la necesidad de que desde las entidades de gobierno se tomen decisiones políticas que viabilicen este tipo de modelos comunitarios.
  • Se menciona que la gira ha generado ideas que pueden llegar a concretarse en el proceso de implementación de los acuerdos de paz de Colombia en especial en lo relacionado con el punto 1 del Acuerdo, que hace referencia al cierre de frontera agrícola.
  • Se destaca que los Planes de Desarrollo Territorial (PDET), que están próximos a construirse, son una oportunidad para hacer planteamientos en torno al manejo forestal sostenible como una opción para las regiones. Para ello se requiere también contar con buenos diagnósticos técnicos que puedan demostrar que sí es posible este tipo de gestión.
  • La gira ha generado una oportunidad para que se mantenga un intercambio permanente entre los asistentes, que incida en la toma de decisiones políticas con el objetivo de alcanzar un cambio de paradigma y pasar de la conservación estricta a la del uso de los bosques por parte de las comunidades. Es importante que no se piense en actuar sólo en los núcleos de deforestación sino en otras zonas donde se pueden potenciar acciones de orientadas al manejo forestal sostenible.


Colombia es un país de bosques y esto implica evaluar formas de desarrollo rural sostenible compatibles con esa condición, que aseguren no sólo oportunidades productivas alrededor de estos ecosistemas sino también su conservación en aquellas áreas altamente afectadas por el conflicto que serán las protagonistas de la implementación de los acuerdos de paz.


Un análisis de las Naciones Unidas muestra que un alto porcentaje de municipios con prioridad en el posacuerdo tienen alguna figura de protección (Parque Nacional Natural y/o reserva forestal). Algunos tienen más del 50% de su territorio bajo estas figuras de ordenamiento. Es fundamental tener elementos de primera mano que permitan conocer lecciones aprendidas derivadas de experiencias en manejo forestal sostenible comunitario que puedan eventualmente brindar elementos para dinamizar las economías locales de los territorios del posconflicto.

 

Para más información, contactar a Marcela Rodríguez, Especialista en comunicación y gestión del conocimiento en ONU REDD Colombia: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it..

 

Tags:
Last modified by: on