Apoyar una evalua¬ción informada de las opciones que un programa REDD+ en funcionamiento en Panamá pudiera brindar para disminuir y revertir los procesos de deforestación y degradación de bosques en Panamá es el objetivo del informe del Programa ONU-REDD Dinámicas de cambio de uso de suelo y costos de oportunidad. Opciones para REDD+ y sinergias con la Alianza por el Millón de Hectáreas.

En el reporte se exploran los ingresos brutos y netos de costos de oportunidad que REDD+ y la Alianza por el Millón de Hectáreas pudieran generar en concepto de pagos por resultados en reducción de emisiones de carbono. También se presenta un análisis de las principa¬les trayectorias de deforestación y degradación de bosques en Panamá

El análisis examina estos temas en el marco de un programa REDD+ implementado en coordinación con la Alianza por el Millón de Hectáreas (AMH). La Alianza es una inicia¬tiva liderada por el Ministerio de Ambiente de Panamá con la participación de varios actores, incluidos la Autoridad del Canal de Panamá, el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), la Asociación Nacional de Reforestadores y Afines de Panamá (ANARAP), la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON) y la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), entre otros. Mediante este programa se busca llegar a reforestar 1.000.000 de hectáreas para 2035.

En base a promedios de deforestación anual del orden de las 13,500 Ha (FAO 2015) y matrices de transición generadas por CATIE (2013), se estima que el potencial anual de emisiones evitadas de un programa REDD+ limitado a deforestación y degradación de bosques tendría un techo máximo de aproximadamente 4.37 millones de TCO2e. Pagos por resultados de 5 y 8 USD/TCO2e cubrirían los costos de oportunidad del 43% y 75% de las emisiones por deforestación y degra¬dación de bosques. El techo máximo de ingresos estaría en los 21 y 35 millones USD respectiva¬mente.

 

articulo panama grafico

 

Asumiendo que los niveles de deforestación anual no superan el nivel de referencia a ser acor-dado con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), los ingresos potenciales por incrementos de carbono forestal pudieran alcanzar aproximadamente 10.5 y 17 millones USD/año a precios de 5 y 8 USD/TnCO2 respecti¬vamente. Estos fondos podrían aportar a la finan¬ciación de la Alianza por el Millón de Hectáreas.

El reporte vuelve a enfatizar la importancia de evitar la conversión de bosque maduro a bosque secundario, el cual quedó evidenciado como un primer paso hacia la pérdida total del mismo (la transición usualmente continúa en el tiempo hacia usos agropecuarios). Los beneficios económicos generados por esta transición son en general bajos, y por consiguiente también lo es su costo de oportunidad, y toman lugar a costa de aproximadamente la pérdida de un 40% del carbono aéreo en bosque. Es de notar que el caso de Territorios Indígenas debe ser tratado de forma diferente, dada la tradición en general de grupos indígenas de usar el bosque de manera sostenible. Esto refleja la mayor capacidad de estos pueblos vis-a-vis otros grupos y regiones de hacer un aprovechamiento de bosque secundario.


El reporte constata que la combinación de un programa REDD+ con una iniciativa como la Alianza por el Millón de Hectáreas puede resultar en una opción de política atractiva con potenciales beneficios mutuos. La recupera¬ción de bosques, sea por una transición de bosque secundario a bosque maduro o por una transición de rastrojo a bosque secundario, es parte de las acti¬vidades elegibles por REDD+ y de existir capacidad para reportar estos cambios en carbono, estas acti¬vidades serían en principio elegibles para pagos por resultados.


Así, REDD+ podría ser una fuente que aportase financiación a la Alianza. Por otro lado, la conversión de sistemas de agricultura de subsistencia a sistemas agroforestales y/o plantaciones así como la transfor¬mación de ganadería a sistemas silvopastoriles no solo presentan beneficios netos positivos en el país, sino que también pudieran constituirse en contribuciones importantes hacia una política nacional de mitiga¬ción de cambio climático.


Lea el informe completo aquí.